Autor, editor, ¿aún no conoces Lektu? Descarga nuestra presentación y únete a nosotros.

Qué es el DRM y por qué no lo usamos

Gestión digital de derechos (a veces escrito también gestión de derechos digitales) o DRM (siglas en inglés de digital rights management) es un término genérico que se refiere a las tecnologías de control de acceso usadas para limitar el uso de medios o dispositivos digitales.

Desde un punto de vista práctico, el adquirir contenido protegido por un sistema DRM supone que el comprador no puede disponer con libertad de dicho contenido: no puede instalarlo en los dispositivos que elija, puede tener limitado un número de visualizaciones o descargas del contenido, es incluso posible que el contenido que ha adquirido desaparezca debido a que el proveedor decida revocar la licencia.

Los sistemas DRM suponen una intrusión en la privacidad del usuario: el control de acceso supone que para permitirme acceder o no a un contenido, el licenciatario sabe cuándo estoy accediendo a él, cuántas veces, etc, con la pérdida de intimidad que esto supone.

Estos sistemas también pueden forzar al usuario a consumir el contenido de una cierta manera, como cuando se obliga al comprador de un DVD a ver los anuncios antes de poder ver la película que ha comprado, o cuando se ha de pasar por un obligado spot de aleccionamiento sobre la piratería.

Adicionalmente, los sistemas DRM nos atan a un proveedor de servicio, y nos obligan a permanecer usando dicho proveedor para poder disfrutar del contenido que hemos adquirido.

Finalmente, el DRM supone un coste adicional para los productores y distribuidores de contenido, que al final acaba trasladándose al usuario final.

Además de todo esto, el hecho es que el DRM es un sistema defectuoso que no cumple con lo que se espera de él, ya que la realidad es que supone un coste, criminaliza a los usuarios, ya que los presupone ladrones, dificulta el acceso lícito al contenido y además el resultado es que el contenido acaba siendo distribuido de forma ilícita igualmente, ya que no hay ningún sistema DRM perfecto.

Desde Lektu preferimos evitar estos sistemas restrictivos, dando al usuario la libertad de disponer de su contenido como mejor le convenga, y reduciendo costes. Este es uno de los principios irrenunciables que nos hemos autoimpuesto.

Si quieres saber más sobre el asunto puedes leer este artículo que escribimos en nuestro blog y que explica con más profundidad el tema.