Autor, editor, ¿quieres subir tu contenido a Lektu? DATE DE ALTA AQUÍ

Al final del bosque

Puntuación 4


Comparte esta crítica
Román Sanz Mouta
por Román Sanz Mouta · 7/mar/2019
Ven a jugar y morir al Bosque...

SINOPSIS NO OFICIAL

Un profesor y padre de familia deja su vida durante un fin de semana para mostrar a su hijo los orígenes de su infancia y reforzar los vínculos filio paternales. Allí se encuentra en heterogéneo grupo con antiguos amigos plenos de desconfianzas imposibles de superar en una excursión al bosque que no es lo que parece. Pues ese bosque tiene vida y vidas, y para mantenerlas no dudará en jugar con las mentes y miedos de los protagonistas hasta mostrar sus más terribles secretos en lo profundo de la inimaginable foresta.

CRÓNICA DE LA OBRA

La novela nace presentando a los personajes en una serie de interrelaciones que subyacen fluyendo bajo el texto durante todo su transcurrir. Traumas enterrados y no olvidados corriendo paralelos como zarcillos que se buscan para encajar en el momento más oportuno. Son esos vínculos nocivos que se intuyen y va desgranando el autor con tiento los que incrementan paulatinamente la tensión, hasta estallar una vez adentrados en el bosque y sus revelaciones: las de los cinco aventureros de fin de semana que no pueden sino enfrentarse para saldar cuentas inmersos en trazas de naturaleza infecta. Verdades que son afiladas cuchillas.

Eso en cuanto a los personajes humanos, bien perfilados, sin artificialidades, coherentes y que obtienen cada uno lo que ansía, lo sepan o no antes de iniciar su periplo.

Porque el Bosque, mayúscula intencionada, se sitúa pronto como protagonista. Un micro mundo masivo con criaturas y leyes de otras dimensiones que no respetan el espacio-tiempo y que ven en la raza humana, aquellos que se atreven a perderse en su espesura, insignificante comida.

Una atmósfera cruda y nefasta que se palpa, se disfruta y se sufre en toda su riqueza, con descripciones atónitas, jerarquías entre sus habitantes que no pertenecen a la realidad conocida y que necesitaría una novela propia para desarrollar todo su universo y origen revelándose en su compleja totalidad. Porque no son visiones ni pesadillas, que también. El horror cobra ciento formas tangibles. Que ganas de saber sobre ese lago y sus simas…

El terror se mastica y también te mastica durante toda la segunda parte de la novela, resultando inevitable entrar en esa foresta de la mano de los personajes y sus interioridades, empatizar y preguntarse qué harías y cómo reaccionarías en cada fatal encuentro y evento.

Por no mencionar los continuos guiños a los lectores clásicos, y esos cameos de piratas y conspiraciones del ejército que decoran y adornan el pastel; sorpresas, cruentos clímax y desenlaces mediante (un deliro sensitivo la ejecución final).

Una muy recomendable lectura de terror que cierra como debe gracias a su cuidada y elaborada cocción a lentos fuegos, dejando poso en el lector, incapaz de cerrar el grifo de preguntas a medio responder y con el pensamiento continuo que le inquiere: ¿qué pasará después…?

Para rematar, la edición de Dilatando Mentes es un lujo, por su formato, ilustraciones y extras. Otra muesca para en el cinturón de Tony Jiménez.

Leed y temed.


· 1
Regístrate para poder escribir tu comentario

Comentarios Total: 0
Sé el primero en escribir un comentario