Autor, editor, ¿quieres subir tu contenido a Lektu? DATE DE ALTA AQUÍ

+18
Unicornio Violento (Caso Cupido 1)

Unicornio Violento (Caso Cupido 1)


Idioma: Idioma: es español
Palabras: 12490
Páginas: 44
Ebook
ePub libro mobi libro pdf libro

Un atípico detective debe resolver una serie de asesinatos relacionados con el amor… Es un mundo fantástico, una distopía en el que se combinan elementos de la época que abarca desde los años 20 a los 90. Con acción, intriga, aventura, y grandes dosis de violencia, humor negro, y amor erótico (por decirlo suave).

Este eclecticismo pretende crear acidez, risas, lágrimas, agrado, desagrado…, algo.

Esta obra está enteramente basada en personajes, circunstancias, y lugares ficticios. Cualquier parecido con la realidad... sería preocupante.

***NO APTO PARA MENORES DE 25 AÑOS***

“Los unicornios no son mágicos y hermosos. Solo son caballos depredadores que tienen un cuerno y les gusta comer vírgenes.”

—Dalila S. Dawson

UN COCHE AVANZA a toda velocidad. Los faros del vehículo, propio de los años 60, acuchillan la densa noche con su luz recta y focalizada. El frenesí con el que el conductor toma las curvas se hace patente con el suave chirriar de los neumáticos. Algunos arbustos rodantes secos son atropellados entre el polvo que levanta la carrera. El coche, en su camino de subida por la loma, no se encuentra con otros. El rugido del motor, junto con el lamento del chasis y la suspensión, producto de los violentos frenazos, son los únicos sonidos que se adueñan de la noche. La luna, se asoma tímidamente tras unas nubes lentas y oscuras; siendo ésta testigo del implacable, voraz, inestable y brutal rumbo del automóvil.

Dentro del coche, la luz de la luna saliendo crea una penumbra en la que puede apreciarse el volante y unas manos grandes agarrándolo con firmeza. De vez en cuando, la mano derecha suelta su agarre y se dirige con habilidad experta al cambio de marchas. El individuo que conduce se encuentra solo. Lleva sombrero y es corpulento. Se bambolea levemente por la inercia de las curvas. Su cabeza, levemente inclinada, parece ausente, sin interés por el endiablado trayecto. Junto con el ruido del motor, los frenazos, y los pedales presionados con violencia, se escucha algún sonido gutural al hombre. Éste parece estar moqueando, respirando entrecortadamente, sollozando...

De pronto, se recuesta lentamente. Todo su cuerpo adquiere rigidez y firmeza, determinación. En frente de él, se ofrece la visión de una curva prolongada, y poco más allá, un mirador desde el que se pueden apreciar las luces de la ciudad a lo lejos.

Pisa el pedal del acelerador a tope y el coche avanza aún un poco más rápido por la larga recta en la que se mueve. El individuo parece quedar en paz por unos momentos. Pero a medida que se va acercando al borde del precipicio su cuerpo se va agarrotando más. Empieza a murmurar algo y luego va subiendo el tono de voz. El automóvil está más cerca, y la voz del tipo es ya un aullido; se agarra con fuerza y desesperación al volante, sin levantar el pedal del acelerador. El individuo se contonea, espasmódico. El chorro de un sonido desgarrador y seco pasa a través su garganta, totalmente abierta, haciendo vibrar sin orden ni sentido sus cuerdas vocales...

De repente su pie derecho se levanta del acelerador y se dirige al de freno. El hombre continúa chillando y se mueve hacia delante y atrás. Sus manos siguen crispadas, agarrando el volante como un águila a una presa. El coche patina, con las ruedas bloqueadas y empieza a deslizarse ligeramente de lado. El tipo lleva su pie izquierdo encima del derecho, como si con ello pudiese ayudar a la frenada. Se agita casi ya sin aliento ni voz...; el final del mirador y el comienzo de su vuelo están ya muy cerca.


Regístrate para poder escribir tu crítica

COMUNIDAD Total: 1

  • Javiera Garay
    por Javiera Garay · 8/ene/2019
    Descargó este producto
Relacionados