Autor, editor, ¿aún no conoces Lektu? Descarga nuestra presentación y únete a nosotros.

Soga de seda y magia

Soga de seda y magia

Un caso de Los Clarividentes de Lorian


Idioma: Idioma: es español
Palabras: 80000
Páginas: 250
Ebook
ePub libro mobi libro

Como hombre, a pesar de su fortuna y su fama como modisto tecnomágico, Leruin Grabedan era de lo más corriente. Como muerto, no obstante, la guardia de la ciudad lo encuentra de lo más sorprendente. Y no es solo por la misteriosa soga con la que ha aparecido ahorcado ni por el perturbador escenario de su muerte, sino porque es imposible cometer un suicidio a puerta cerrada... por fuera.

Por eso, un grupo de clarividentes de Lorian deberá encontrar al verdadero culpable y descubrir la fuente de los extraños sucesos que tienen lugar en la mansión Grabedan. La investigación llevará a una maestra capaz de detectar las mentiras, un tecnomago criminalista y una médica alquimista a través de tugurios de mala reputación, planos de existencia y teleportaciones con destinos inciertos. Además, como si no fuera suficiente con sobrevivir a todo tipo de peligros como peleas callejeras astrales, trampas tecnomágicas, zorros de tres colas y la inanición, los sospechosos tampoco les ponen las cosas fáciles, ya que esconden numerosos secretos mientras se dedican a culparse entre sí.

En un mundo donde ninjas y asesinos trabajan con licencia, donde existen las gargolarmas, los uromonos y un sinfín de profesiones mágicas, casi todo es posible. ¿Lograrán Zenda, Aeric y Odriel descubrir quién mató a Leruin Grabedan?


Regístrate para poder escribir tu crítica

COMUNIDAD Total: 1

  • 12/feb/2018
    Descargó este producto
    Magnífica puerta de entrada al mundo de Enor

    Aparte de la graciosa temática detectivesca y mágica, la trama, la trabajada revelación final, y lo bonico de los personajes, si queréis acompañarme, iré un poco más dentro.

    "Soga de seda y magia" es...
    Más

    0 comentarios · · 1
Relacionados
e
Ebook
1,95 €
0
0
Quienes compraron este producto adquirieron también